Balcón de eternidad

JORGE BOTELLA

 
Se es aquel del pasado
                      del instante presente
                      del proyecto de futuro que augura la mente
sin desunir del otro uno
cosidos por un extremo imperfecto
                                         indefinido
                                         oculto a la percepción de los sentidos
que se arrastra o vuela según su peso le pegue a la Tierra o huya escarmentado de usar la existencia
en un juego banal
                     reiterado
                     contumaz en pasiones y desengaños
                                       en éxitos y entuertos
                                       en experimentar la cara y el reverso de la alegría
                                                                                                           el dolor
                                                                                                           el recóndito miedo
a no representar sino del rol personal
el pelaje
la extremada figura de los gestos inconexos
                                        los mensajes entredichos
                                        los complacientes silencios delatores
de cuanto de difícil expresa el alma el itinerario de su existencia
empaquetada en un cuerpo de circunstancia que la obliga a vivir entre coordenadas de tiempo
                                                                                                                                                  de espacio
definidoras de la condición restrictiva
                                                 limitativa
                                                 coercitiva
de la materia
de la masa aparente que carece de vigor para reflejar anhelos profundos
                                                                                              transcendencia
                                                                                              eternidad.
 

Memoria
atril de los recuerdos de un mismo ser en el tiempo vivido
                                                                   en el espacio habitado
                                                                   en la libertad ejercida
por una misma voluntad voluble
por un mismo inseguro intelecto atento a comprender el recado oculto de la naturaleza
                                                                                             el bagaje cultural del entorno
                                                                                             el reclamo sensual
para ofrecer respuestas
acordes al propio modo de ser persona
prendidas para siempre allá donde mude el cuerpo sus caparazones
                                                                                         la sensibilidad de sus órganos
                                                                                         la vesania de su mente
permanencias inherentes
que aguijonean con los reveses padecidos
que alborozan con los éxitos alcanzados
como rémoras fehacientes de los vaivenes de la vida
como responsable suspense de lo posible a ser
                                                                          a caer y alzarse
                                                                          a portar a la espalda
en la atrevida aventura a consumir
los retos de un presente que al instante ya es pasado
                de un futuro que sólo alcanza realidad al ser presente
para engrosar el permanente pretérito
inalterable en la conciencia
que no se esconde
que no huye
que asume
quien se es.
 

Estela de motas
                  gotas
                  luceros en la noche
que del cometa dan testimonio de pasar
                                                      de haber existido
                                                      de su tránsito por la eternidad
como parco elemento referente de un infinito que se expande
mermando proporciones
                    relaciones
                    sutilezas en el cosmos
de cada elemento que le hace realidad inabarcable
                                                                     intangible
                                                                     imaginativa
espejo que refleja
del afán creativo la huella de su cortejo
nupcial en el imbricado desposorio de materia maleable y espíritu contemplativo
de la obra hecha
                  dejada en herencia
                               en testimonio
del complejo sistema de ser que aúna cada substancia
                                                                   cada ser con su principio
                                                                                           su fin
                                                                                           su razón de existir
                                                                                           su relación con el todo
de modo imperativamente secuencial
de la percepción a la experiencia
de la sensación a la capaz razón de juzgar
su posición en el inmenso
universo.
 

El rastro de la libre voluntad
emancipa de la contingente seducción de las formas
la memoria de los actos creativos
                    del legado a la humanidad
                    de la huella de la utilidad de haber vivido
eslabonando un futuro a otro futuro que trasciende hasta los límites del tiempo
                                                                                                                    del espacio
el vestigio de la obra personal
                                     humilde
                                     imperceptible en su entidad
como gota de agua que colma los lagos
                                                            mares
                                                            océanos
fragmentos de la actividad intuitiva que gobierna el destino
del tropel de seres intelectualmente dotados
                                 responsables de cederse el testigo
                                 capaces de medrar pensando al unísono
y generar anales en que contemplar desde el más allá
cada hilo que borda los tapices
cada grano que fructifica perpetuas cosechas
cada hito que engrandece la efectividad de la ciencia que vela
un destino necesitado de cauce
                                            sentido
                                            definición
conformado con instantes de generosa actividad
                             instantes de extrema lucidez
                             instantes pergeñados
con son de eternidad.
 

Discernir el grano de la paja
                 la transparencia en el agua
                 lo caduco de lo eterno
para transitar la vida forjando un historial de valores
                                    creando relieve en la monótona estepa
desde donde otear
en un giro perfecto
el pasado significativo
el futuro por ganar para una digna memoria personal
                                                                            íntima
                                                                            complaciente
prudente estima del yo desnudado de lisonjas
                                        desmarcado de artificio
con el solo
           sólido bagaje del deber cumplido
vagando de perfil entre la multitud
                                         la formalidad
                                         la aventura por vivir un continuo
concierto de identidad personal
                 de ser el que siempre se quiso ser
fiel a sí
     a la compostura de los compromisos cumplidos
por los intrincados itinerarios
de la libertad de conciencia
contemplando
destellos del alma
sobre la cautela imperfecta que se porta en bandolera
ambulando los mares de nubes
del consciente intelectual.
 

El efecto que casa con la causa en el fin es justo
                                                                           adecuado
                                                                           perfecto
a la razón de la naturaleza
que nada en vano genera
como origen y eterno modelo de una forma
                                                                modo
                                                                manera de ser
ideal
que nutre al juicio humano
                 a la ciencia
                 al espíritu de sabiduría
tras la ventura oculta en el núcleo de un laberinto existencial
objeto de ilusiones
            de desazones
al contemplar por el balcón de la memoria
desfilar cabalgatas
de paz que confortan la pasión por lo vivido
de aflicción que agitan el dolor padecido
porque pasión y dolor hacen justicia del anhelo emprendido
                                                               del sueño irreal
                                                               del bagaje atesorado
grabando las secuelas de lo imperfecto
en el envés del diploma obtenido con la rabia del esfuerzo
para atrapar
una eternidad exenta de tiempo
                                     de espacio
un estado
legado de la obra hecha.
 

Tesón que brota del sobrio contemplar
la cartera de recuerdos
                       ideas
                       proyectos
incompletos
que yacen aguardando quien los defina
para poder posar
en los anaqueles de la eternidad que aúnan leyendas
                                                                            anales
                                                                            crónicas anónimas
testimonio del genio humano
                                    ínclito
                                    personal
con que cada cual se ha aplicado
en las largas y contadas horas de existencia
                                                     de realidad
                                                     de consumir su ser
en el deber acariciado por el ánimo
en la constancia minuciosa de casar las partes pretenciosas del puzzle imaginario
porción del cosmos que atañe a cada ser construir
                                                                         dar vida
                                                                         adornar
con color de eternidad
       sintonía de especie
       traza de encomienda inmaterial
que sobrevive desprendido de la masa caduca
                                                                     efímera
                                                                     mortal.
 

Templanza que modera la imperfecta idea
                                              temeraria apuesta
                                              circunstancial jugada
de inconsistente final
que se quisiera haber tejido sin premura
                                                  carente de ansia
porque tan necesario
nada era
como lo que el tiempo dora
                                       muestra
                                       atesora en la mente como valor
imperecedero
frente a lo resbaladizo que se escapa deslizando por la piel
formando charco a los pies
de donde se quisiera partir de urgencia
                                                con resolución
                                                desprendido de nostalgia
al contemplar la contradicción entre el ejemplo y la palabra entregada
registro del falso yo
empleado como escudo
                             guarida
                             amparo
del consumo incesante que mella la coraza
                                                           la corteza
                                                           la malla invisible que protege
la conciencia
para dar alojo al bien obrado más allá del límite finito
que ciñe este estado
existencial.
 

Amargo regusto de injusticias
porta la memoria al eterno hogar de la contemplación
tras los límites de la percepción
                               la intuición
del limitado ser
dominante de un exiguo solar de influencia de vida
rodeado
abrazado
acorralado en la competencia del poder por un entorno arrogante
                                                                                                insaciable
encumbrado en la ley del deleite inmediato
                                      de la recompensa especulativa
como expresión social de la satisfacción posible entregada a la masa humana
entre vaivenes de fortuna
de la cuna a la muerte sórdida de la efímera materia a la que sirvió cada individuo
según su conciencia
según le dejó hacer
                        pensar
                        amar
la presión de un entorno capaz de modular el matiz de la luz
que desentraña el espectro indulgente de la iniquidad
                                                                         la trampa
                                                                         la perversión
de la equidad debida a la justicia
dada y recibida
como trueque responsable
en la gestión del vivir.
 

Original estado de transparencia
inunda al espíritu
desvelando la íntima conciencia
                     recónditos secretos
                     recovecos y sombras de lo hecho
descubiertos de historia generados sin presunta intención de transcendencia
que el tiempo no ha borrado
porque el paso de los días no hurta la realidad
sino la eterniza
        la conserva sazonada como testimonio de ser
que justifica la misma razón de existencia para el uno y el todo
                                                                         para cada retazo de obra
                                                                         para el recuerdo y el olvido de cada mente
memoria de las memorias humanas
memoria de los espacios habitados
traspasando el alma la conciencia de un eterno presente
inmutable
con los valores
       las desidias
       la libre voluntad del destino elegido
desnuda de palabrería vana en la cual refugiarse
expuesta al juicio ajeno de con quien se tuvo relación
                                                                              amistad
                                                                              confrontación en la verdad
que el nuevo estado luce
resplandeciente
inapelable
referencia del acierto con que se resolvió la duda en el pasado
                  del error arrastrado
                  del fin malogrado
infinitos requiebros con que la existencia
tamiza el paso
            el concierto
            la finura acorde a la vivencia acreedora de eternidad.
 
 

F I N