Extinción

JORGE BOTELLA

 

PIEZA DRAMÁTICA EN TRES ACTOS



ACTO PRIMERO

Este acto se desarrolla en un local de mantenimiento y rehabilitación corporal de una comunidad vecinal, dotado de variados aparatos de ejercicios, como bicicletas estáticas, cinta de caminar, elípticas, sillones de masaje automático, camillas, bancos de estiramientos, etc. y cuantos convengan para ambientar el espacio del local. En el comienzo ocupan la escena cuatro actrices y tres actores --representando a vecinos dedicados a su sesión diaria de mantenimiento-- distribuidos entre los aparatos de modo conveniente; por ejemplo: una mujer en bicicleta; otro hombre y un mujer en la elíptica; una mujer sentada haciendo ejercicio de pesas; otro hombre y mujer respectivamente tumbado en una camilla y sentada sobre un banco: atendidos él por un robots que le aplica masaje corporal, mientras a ella otro robot le trata las manos y los pies; el hombre restante está sentado en una butaca de masaje automático. Durante la escena cada actor puede descansar del uso de la actividad que está practicando, levantándose para dar un paseíto por la sala, yendo a la espaldera a hacer un estiramiento, etc. Como mínimo debe haber unas doce posiciones de diversas actividades de rehabilitación, teniendo en cuenta que en la próxima escena se incorporará un nuevo actor, y que algunos de ellos cambian de ejercicio a lo largo del acto.
Dado que la acción se va a desarrollar en un tiempo futuro, es fundamental ambientar el escenario de acuerdo al mismo, por lo que la caracterización de los actores debe ajustarse al imaginario de ciudadanos futuro; por ejemplo: calvos, depilados, de edad madura en la que puedan conservarse quienes han logrado no envejecer por un cuidado permanente del cuerpo; no deben participar actores ni actrices muy gruesos, porque supondría aceptar un descuido en el tratamiento corporal impropio de una sociedad que ha superado las patologías y enfermedades. Igualmente la vestimenta debe representar esa ambientación futurista, con trajes ajustados, tipo buzo, de finos tejidos sanitariamente inteligentes. En la acción es fundamental la incorporación realista de la acción de los dos robot que actúan de asistentes dando tratamientos. También puede incorporarse en la acción algún robot que actúe limpiando, ordenando, controlando los tiempos de ejercicios, o el que las máquinas de mantenimiento interactúen facilitando indicaciones de velocidad, vatios consumidos en el esfuerzo, etc.

Escena primera

Intervienen en esta escena:
Vecina 1: Estrella. Ocupa posición en bicicleta.
Vecina 2: Aurora. Ocupa posición en la cinta de caminar.
Vecina 3: Paz. Está haciendo ejercicio con pesas.
Vecina 4: Vega. Sentada y atendida por un pequeño robot que le trata manos y pies.
Vecino 5: Ventura. Ocupa posición en la elíptica.
Vecino 6: Crisol. Tumbado sobre una camilla recibe masaje de un robot.
Vecino 7: Américo. Sentado en una butaca de masaje automático.
Robot 1. Trata a Vega las extremidades.
Robot 2. Aplica masaje a Crisol.

Aurora

Por el accidente de mi nieto, le han reconocido a mi hijo el derecho a aumentar la familia con un nuevo niño.
Paz
¿A pesar de tener una nueva pareja?
Aurora
Como tanto el padre y la madre lo solicitaron, han echado suertes y le ha tocado a él. Así que estamos muy contentos.
Estrella
¿Lo fecundan con óvulos de la nueva pareja?
Aurora
Sí, para ella, que no es madre, ha supuesto una verdadera lotería. Gema está como loca, porque con las últimas y severas restricciones a la natalidad de nada le habría servido todo lo previsora que fue congelando óvulos.
Paz
Es que nos han robado totalmente la libertad para incrementar las familias.
Crisol
No eches la culpa a los demás. Si los mayores aprovechamos todos los adelantos de la ciencia para no llegar a fallecer, será a costa de que no vengan al mundo muchos más. Ya somos demasiados para agotar los recursos del planeta.
Paz
Tienes razón. Asumo que soy egoísta. Pero ¿quién acepta morirse si le dan la oportunidad de seguir viviendo con buena calidad de vida?
Crisol
Entre todos hemos logrado esta bienestar, y todos somos igualmente responsables de lo positivo y negativo que nos depara esta elección.
Estrella
Hay excepciones que no piensan así. Sin ir más lejos, Judas, nuestro vecino del apartamento 87 renunció a continuar su tratamiento de regeneración celular a cambio de que la nieta y su marido pudieran engendrar de modo legal un hijo. ¡Y lo han conseguido por coito natural!
Aurora
Serían jóvenes.
Estrella
 Sí. Se casaron justo antes de que llegaran estas restricciones tan severas.
Américo
Parece que hay quienes solicitan la eutanasia solidaria para que otros familiares puedan alcanzar la pretensión de ser padres. La verdad es que hay opiniones para todo. El otro día leí un artículo que recogía una bajada en la estadística de suicidios, que tanto había subido en la primera mitad de siglo. Se hacía eco de la opinión de expertos que indicaban cómo el tremendo aumento de la esperanza de vida movía a pensárselo antes de dar el paso de quitase de en medio.
 Crisol
Pues yo creo que quien está por dejar de vivir lo hace más por presión de las circunstancias que lo rodean que por cualquier otra motivación; de modo que la perspectiva de vivir más tiempo padeciendo no creo que les suponga ningún alivio.
Américo
Yo comento lo que decía quien parece que había estudiado esa curiosidad. Mi opinión personal me la reservo.
Crisol
El problema está en ese enfrentarse a lo que pueda suceder después, tras la vida. La naturaleza era sabia cuando con la enfermedad y los dolores mostraba el camino a la muerte como una forma de liberación del padecer; ahora, en cambio...
Américo
También hay quien considera que nuestro espíritu inmortal seguirá sustentando, de manera que aún nos es desconocida, nuestra misma personalidad más allá de la muerte. Así se creyó desde los inicios de la historia de la humanidad, y aún numerosos creyentes lo piensan.
Aurora
Pero no se sabe de nadie que haya regresado para constatarlo. Por eso nos resistimos a aventurarnos a lo que pueda suceder.
Crisol
Os insisto en que hemos transgredido las limitaciones de nos imponía la naturaleza, y eso tiene como consecuencia que la vida humana no pueda seguir siendo como antes. Para mí, hemos ido a mejor, aunque tengamos que dormir quince horas al día para que nuestras células se regeneren adecuadamente. Como este --indica al robot que le está atendiendo-- y sus amigos facilitan las cosas y la dedicación al trabajo la ventilamos en escasas horas, nos queda tanto tiempo para disfrutar como antes.
   Paz
Eso está claro, y aunque con los años se incrementen esas reducciones de tiempo disponible, siempre nos quedará la esperanza de que, sobreviviendo décadas y décadas, al final sumaremos mucho más tiempo de existencia.
Ventura
Qué razón tenéis en que, a pesar del evidente progreso de la medicina, la verdadera liberación nos la ha proporcionado el desarrollo de la inteligencia artificial. Lo que no sabemos son las limitaciones que ello nos pueda acarrear en un futuro.
Aurora
Todo lo hizo posible el giro que dio la política a mediados de siglo. El consenso de todos los países por trabajar juntos por la paz, el desarme real, la relajación de las fronteras y la efectiva cooperación internacional es lo que ha permitido que los innumerables recursos que antes se dedicaban al armamento se estén dirigiendo desde entonces a la investigación de la ciencia y la técnica que nos facilitan este desarrollo y tanta prosperidad.
Estrella
Lo que hace falta es que sepamos mantenerlo.
Paz

Dejando las pesas, recogiendo su toalla e incorporándose del banco.

A mí con frecuencia me entra la duda de si no estamos tecnificándonos tanto que olvidamos de donde venimos. Con esas constricciones a la natalidad podemos recrearnos tanto en nosotros mismos que olvidemos que, a pesar de los progresos, lo mejor de todo estuvo en nuestra juventud. Por mucho que sostengamos un cuerpo en condiciones, nada evita que tengamos una conciencia resabiada y envejecida. La humanidad lo que precisa son mentes creativas que aporten frescura a la existencia.
Y con esto os dejo, que, por hoy, he cumplido.
Robot 1
Hasta mañana Paz. Que tengas un buen día.
Murmullo de despedida de los demás hablando al unísono
Cuídate... Nos vemos... Mañana más... Adiós... Hasta luego...
Paz abandona la sala.
 

Escena segunda

Intervienen en esta escena:
Vecina 1: Estrella. Ocupa posición en bicicleta.
Vecina 2: Aurora. Ocupa posición en la cinta de caminar.
Vecina 4: Vega. Sentada y atendida por un pequeño robot que le trata manos y pies.
Vecino 5: Ventura. Ocupa posición en la elíptica.
Vecino 6: Crisol. Tumbado sobre una camilla recibe masaje de un robot.
Vecino 7: Américo. Sentado en una butaca de masaje automático.
Robot 1. Trata a Vega las extremidades.
Robot 2. Aplica masaje a Crisol.

Crisol

Lo que no tengo claro es si estos seres automáticos que hoy nos ayudan, a los que hemos dotado de inteligencia artificial, llegará un día en que alcancen a desarrollar la tentación de dominarnos.
Vega
¡No les des ideas! que te están oyendo.
Crisol
El problema es que el día que nos falten ellos no vamos a saber sobrevivir.
Vega
Acordaros cuando tuvimos aquel caos por la falta de electricidad que nos dejó el tornado. Fueron cinco días en que no podíamos hacer nada: Sin comunicaciones, sin poder cocinar, sin calefacción... con los refrigeradores apagados, sin luz artificial, sin funcionar el bombeo del agua... Fueron sólo cinco días, pero se me hicieron eternos. ¡Qué miedo pasé!
Robot 2
Por favor, Crisol. Gire a posición de espaldas y no hable mientras le trato las cervicales.
Crisol

En tono de sorna.

Como mandes. ¡Oís!... Parece que quieres que me calle.
Robot 2
Si prefiere seguir con su conversación, puedo aplicarle el masaje más tarde.
Crisol
No. Acaba. Para charlar entre los vecinos tenemos cita diaria. Al fin y al cabo casi siempre le damos la vuelta a los mismos temas. Ahora: a escuchar.
Vega
¿Qué te decía yo? ¿No sentís nostalgia de cuando los masajes te los aplicaban las potentes manos de encantadores jóvenes? En cuanto me ponían la mano sobre la piel sentía cómo otra energía inundaba mi cuerpo.
Aurora
Tengo que confesar que de joven nunca nadie me dio masaje sino mi marido; y eso cuando tenía alguna dolencia. Como cuando me los incluyeron en el plan de supervivencia ya los aplicaban los autómatas, no tengo con qué comparar.
Américo

En tono nostálgico.

¡Aquellas delicadas manos de las chicas que te hacían soñar!
Se levanta Vega y va a ocupar el puesto de pesas que he dejado Paz.

Robot 1

¿Alguien para tratarse manos y pies?
Estrella deja la bicicleta y ocupa el puesto de atención que ha dejado libre Vega.

Estrella

Diriguiéndose al robot.

Las uñas de las manos en azul; las de los pies en nácar.
Robot 1
Estrella, confirmo: Uñas manos: azul. Uñas pies: calidad nácar.
Estrella
Es que nunca se equivocan.
Vega
No sólo no se equivocan, sino que conocen nuestras tendencias a la perfección. No hago broma cuando os digo que cada vez dependemos más de ellos.
Américo
Con lo que me cuesta inclinarme, sin su ayuda no podría cuidarme los cayos de los pies. Ayer me hizo una cura que me dejó nuevo. Casi, casi tan bien como lo hace el podólogo, y este recurso le tenemos en casa.


Escena tercera

Se incorpora un nuevo vecino a la sala, que después de saludar a los presentes se dirige a una de las bicicletas vacía.

Intervienen en esta escena:
Vecina 1: Estrella. Le trata las extremidades un robot.
Vecina 2: Aurora. Ocupa posición en la cinta de caminar.
Vecina 4: Vega. En las pesas.
Vecino 5: Ventura. Ocupa posición en la elíptica.
Vecino 6: Crisol. Tumbado sobre una camilla recibe masaje de un robot.
Vecino 7: Américo. Sentado en una butaca de masaje automático.
Vecino 8: Arón. Ocupa posición en bicicleta.
Robot 1. Trata a Estrella las extremidades.
Robot 2. Aplica masaje a Crisol.

Arón

Buen día. ¿Todo bien?
Murmullo de saludos al unísono
Buen día... Hola... ¿Que tal?...
Estrella
Te echaba en falta.
Arón
Es mi hora. Ya sabéis que me levanto cuando el sol está casi en lo alto.  ¿De qué estabais hablando?
Estrella
A propósito de la automatización de los servicios, comentaba Vega que, de con tanta dependencia que nos hemos creado de las máquinas inteligentes, puede llegar un algún día en que nos arrepintamos de haberlas producido.
Arón
Vega, y eso ¿por qué?
Vega
Porque al cederles la disposición de operar por sí mismas es posible que, cuando menos lo esperemos, se vuelvan contra nosotras.
Arón
Pero somos los hombres los que decidimos qué y cómo pueden actuar. Siempre a nuestro servicio, salvo que las diseñemos para hacer el mal. No te preocupes, que nunca en vez de arreglarte las uñas te van a cortar los dedos. Las máquinas son incluso mucho más dóciles que las mascotas. Si decimos que tienen inteligencia artificial es porque son capaces de procesar datos infinitamente más rápido que nosotros para decidir cómo hacer las cosas, y sin apenas margen de error.
Ventura
Algo de razón tiene Vega, porque a mí eso de que nos conozcan tan bien me tiene mosqueado. Manejan los datos de nuestra salud que les transmiten nuestros buzos sanitarios, nuestros relojes conocen la previsión de nuestros hábitos, nuestros automóviles saben de todos nuestros desplazamientos... Aunque ello nos proporciona muy buena calidad en los servicios, nunca tendremos plena seguridad de quién pueda llegar a hacerse poseedor de todos esos datos. Antiguamente echabas el cerrojo en casa y tenías una guarida inaccesible, pero, hoy en día, vivimos como si estuviéramos en un escaparate.
Estrella
Y lo peor es que ese escaparate parece dotado de un cristal secreto por el que te ven sin tú percibir quién te observa.
Aurora
No sé si seremos más libres, pero yo me siento mucho más segura.
Arón
Comprendo vuestros temores, pero no entiendo que prestéis tanta fe a vuestra intuición cuando hasta ahora toda la automatización no representa sino un magistral invento al servicio del progreso de la humanidad.
Américo se levanta de la butaca de masaje automático en la que ha permanecido durante el acto, se despide de los demás y mientras se va comenta.

Américo

Arón, el problema no es en sí la automatización, sino la inteligencia artificial que configura esas máquinas a semejanza de la inteligencia humana para que cada vez nos puedan mejor sustituir no sólo en las tareas laborales, sino en decidir cómo hacerlas.
Y os dejo, que por hoy ya he cumplido con mi obligación de visitar la sala.
Estrella
Muy cansado no te irás, porque no te has movido de la butaca.
  Américo

En tono jocoso.

Pero esas ondas que te trasmite hacen que tengas todas las células bailando. ¿Y vas a negarme lo que cansa el bailar?... Mañana, más.
Murmullo de despedida de los demás hablando al unísono
Aquí te esperaremos... Adiós... Hasta luego... Cuídate...
Américo sale de escena. Vega deja las pesas y se sienta en el sillón de relajación. Aurora deja la cinta de caminar y va a las pesas.
 

Escena cuarta

Intervienen en esta escena:
Vecina 1: Estrella. Le trata las extremidades un robot.
Vecina 2: Aurora. En las pesas.
Vecina 4: Vega. Sentada en la butaca de masaje automático.
Vecino 5: Ventura. Ocupa posición en la elíptica.
Vecino 6: Crisol. Tumbado sobre una camilla recibe masaje de un robot.
Vecino 8: Arón. Ocupa posición en una bicicleta.
Robot 1. Trata a Estrella las extremidades.
Robot 2. Aplica masaje a Crisol.

Arón

A lo que estábamos hablando: En qué cosas concretas os sentís presionados en vuestra libertad.
  Estrella
Eso es como se decía antiguamente del cáncer: que crece invadiéndote aunque no lo percibes. Quizá como damos tanta trascendencia al bienestar material que nos proporciona el consumismo, nos estamos olvidando de los valores empeñados por la humanidad para llegar hasta aquí. Sería una pena que perdiéramos la iniciativa dejando que instrumentos ajenos a nuestra mente decidieran por nosotros.
Arón
Pues precisamente a la inteligencia artificial debemos la resolución de muchos de los grandes errores que envolvían a la humanidad. Sin sus proyecciones algorítmicas de alerta sobre el futuro no sé que habría sido de nosotros. Destruíamos el planeta y con ello nuestro bienestar. Les debemos mucho más de lo que pensamos.
Ventura
Se lo deberemos a nuestros científicos, que son los que han inventado todas estas aplicaciones de la técnica. Las computadoras ni piensan, ni crean, sólo procesan. Lo mejor de ellas es lo obedientes que son.
Vega

Con énfasis.

¡Por ahora!
Robot 2
Masaje completo, Crisol.
Creo que nadie más había solicitado masaje.
Arón se baja de la bicicleta y se dirige al robot 2.

Arón

Tócame un poco el bíceps femoral izquierdo. Tengo un puntito de molestia que no se me acaba de ir.
Robot 2
Acomódate sobre la camilla.
Arón se echa en la camilla y Crisol se dirige hacia la puerta.

Crisol

Os abandono. Mañana me contáis a qué conclusiones habéis llegado.
Murmullo de despedida de los demás hablando al unísono
Hasta luego... Adiós... Chao...
Crisol abandona la sala.

Escena quinta

Intervienen en esta escena:
Vecina 1: Estrella. Le trata las extremidades un robot.
Vecina 2: Aurora. En las pesas.
Vecina 4: Vega. Sentado en la butaca de masaje automático.
Vecino 5: Ventura. Ocupa posición en la elíptica.
Vecino 8: Arón. Ocupa la posición bicicleta.
Robot 1. Trata a Estrella las extremidades.
Robot 2. Aplica masaje a Crisol.

Aurora

Estaría fatal que ahora, que parece que los humanos nos hemos hecho más tolerantes en nuestra convivencia, resultara que necesitamos encontrar con quien pelear.
Vega
El problema de la controversia no proviene de repente, como un acto de la voluntad, sino de la incompatibilidad de caracteres. Si no mandar, al menos todos queremos gozar del respeto y la consideración de los demás. Las diferencias de mentalidad nos conducen a enfrentarnos cuando hemos de convivir en proximidad. El que las máquinas piensen como nosotros, siendo de naturaleza tan distinta a la nuestra, hará que en el futuro cada vez sea más difícil la conciliación. Si no, tiempo al tiempo.
Ventura
Realmente ahora nos interesamos por el futuro cada vez más. Antes, cuanto más cercano a la muerte uno se encontraba podía pensar: Con un poco de suerte ya no me afectan los problemas del mañana; pero ahora, que la perspectiva de supervivencia ha cambiado, tenemos obligación de plantearnos con absoluta responsabilidad todo lo que nos pueda afectar más adelante.
Arón
Evidentemente, pero no para dejarnos atemorizar por poderes etéreos sin visos de realidad. Es más posible que nuestras desgracias provengan del desorden inferido a la naturaleza, que se vengue de los humanos con terremotos, huracanes, inundaciones, erupciones volcánicas o cualquier otro mal que cause grandes desastres, a que nos llegue porque todas las computadoras del mundo de pronto se revelen contra nosotros.
Vega
Bastaría con que la mitad de ellas se pusieran en huelga y dejaran de funcionar para que nos diéramos cuenta de lo dependientes y vulnerables que somos.
Arón
¿Y cómo se pueden ponen de acuerdo, si no poseen voluntad?
Vega
¿No tienen voluntad? Pues estas ropas que vestimos, que más bien parecen fundas, son capaces de discernir y diagnosticarnos medicamentos de urgencia en caso de crisis; y ¿no se conducen acaso los vehículos de modo autónomo? ¿No se jaquean unos ordenadores a otros de una punta del mundo a otra? Pues de la misma manera un día pueden decidir ponerse en huelga, aunque nuestros ingenieros nos tranquilicen aduciendo las perturbaciones como consecuencias a una caída del sistema por problemas de saturación.
Comienza a bajar lentamente el telón mientras en escena siguen la actividad y la conversación.

Estrella

Por poder pasar, todo puede suceder, porque hemos visto cosas más sorprendentes en nuestra vida. Sin ir más lejos, ninguna de nosotras hace cincuenta años pensaba que pudiera seguir viviendo hoy en tan buenas condiciones, y aquí estamos. No obstante, considerar que la inteligencia artificial pueda sublevarse contra el dictado de la humanidad tiene la misma probabilidad de que nos invadan extraterrestres.
Arón
Lo importante es que, pase lo que pase, podamos seguir reuniéndonos aquí para comentarlo mientras nos cuidamos.
Vega
Te sorprenderá.


ACTO SEGUNDO

Al subir el telón se contempla en escena una sala de reuniones compuesta por un aparato de forma cúbica de como un metro de lado, con algunas rejillas en la zona baja y luces en su exterior. Por el reverso, la cara que no se contempla desde la platea, puede no estar cerrada para facilitar la maniobra de instalación de los efectos de voz y luces necesarios para que el aparato se muestre como una computadora cuántica, la que va a tener un papel central en el desarrollo de este acto. A los laterales del aparato electrónico estarán situadas dos mesas, cada una con dos puestos de trabajo. Los puestos de trabajo los ocupan dos hombres y dos mujeres, caracterizados y ataviados de forma semejante a la que portaban los personajes del acto anterior, pero de la más alta calidad. Los puestos de trabajo deben tener apariencia futurista.
La comunicación del computador cuántico ha de ser en tono y ritmo fonológico similar al imaginario actual de la comunicación oral automatizada.

Escena primera

Intervienen en esta escena:
Delegada 1: Sra. Magnusson.
Delegada 2: Sra. Vorobiova.
Delegado 3: Sr. Guo.
Delegado 4: Sr. Jackson.
Computadora cuántica: Q.

Vorobiova

Como ustedes conocen perfectamente, nos encontramos aquí delegadas por la Secretaría de Coordinación Cuántica de la Organización de Naciones Unidas a fin de identificar las contradicciones funcionales detectadas en las prestaciones informáticas de los sistemas de computación global.
Guo
Nos consta que, con independencia del deliberado jaqueo en aplicaciones sectoriales de los programas de protección ciudadana universales, se están produciendo divergencias en la última generación de computadoras cuánticas entre lo que la inteligencia humana proyecta obtener como objetivo y lo que la inteligencia artificial genera como prestaciones óptimas de respuesta. Es sorprendente que en esta nueva etapa, en que ha predominado el consenso mundial para progresar al unísono todos los pueblos, hayan surgido problemas, cuando más que nunca se confía en la certidumbre de la tecnología.
Magnusson
Admitir la mínima posibilidad de error en el procesamiento informático supone de hecho poner en riesgo la seguridad de los millones de proyectos que actualmente regulan la sanidad, la alimentación, la industria, las comunicaciones, los vuelos interespaciales... En todo dependemos de la tecnología cuántica, y hemos de ganar de inmediato la batalla a la sorprendente precariedad en que nos encontramos.
Jackson
Además de esa inseguridad que citas, Magnusson, también está en juego la credibilidad de los miles de millones de ciudadanos que confían en el nuevo orden de la humanidad. Cada potencia ha empeñado décadas de años para convencerse de que el progreso dependía de trabajar juntos, y ahora, si comienzan a fallar las protecciones sociales y los servicios, la decepción puede traer consecuencias políticas inimaginables.
Vorobiova
La complejidad a que nos enfrentamos está en que sólo disponemos como principal herramienta de trabajo el propio sistema de procesamiento informático al que adjudicamos la fuente de error.
Q
Inexacto. El sistema global de procesamiento de todos los dispositivos cuánticos han sido verificados sin rastro de error.
Magnusson
Ello no certifica que las verificaciones ejecutadas hayan agotado la posibilidad de autocontrol.
Jackson
El problema que nos acucia es que no sabemos cómo generar una orden de mayor rigor de autocontrol distinta a las empleadas de modo infructuoso hasta el momento.
Guo
A mi criterio, el problema no radica en que el sistema genere error de procesamiento, sino en que en su concepción existe distorsión entre el cálculo real de los anteriores procedimientos digitales y la más incisiva exactitud de la aplicación de la mecánica cuántica. Posiblemente nos enfrentemos a la realidad de que la aplicación de la inteligencia artificial supera a la mente humana.
 Vorobiova
Indudablemente la supera en capacidad de computación, pero no en creatividad.
Guo
No podemos obviar que la realidad cósmica es muy anterior a la aparición de la humanidad. La creatividad humana a que te refieres, científicamente hablando, no es realmente una creatividad, sino un descubrimiento. Todo lo que sabemos lo hemos aprendido observando una realidad cuyo sistema es muy, pero que muy anterior, a nuestro conocimiento.
Jackson
Creo que uno y otra tenéis parte de razón. Pero seamos prácticos y avancemos hacia el objetivo de nuestra reunión. Contamos con el sistema computacional más poderoso que nunca se imaginó, y ello hay que apuntarlo al haber de la ciencia y la tecnología de los seres humanos; por otro lado, los principios de la mecánica aplicada estaban ahí desde siempre, y eso pertenece al haber de la naturaleza. Ahora debemos centrarnos en descubrir si hemos errado en la aplicación de los procedimientos matemáticos de los algoritmos introducidos para optimizar la computación, o si aún la deslocalización cuántica no nos ha revelado toda su trascendencia cósmica.
Magnusson
De acuerdo al plan previsto, más que polemizar entre nosotras debemos aprovechar la conexión global de que disponemos en línea con los mayores centros de inteligencia artificial del mundo para obtener del sistema la información necesaria respecto a dónde radica el origen de la disparidad de criterios entre las conclusiones de la inteligencia artificial y nuestras expectativas de prestaciones.
Q --dirigiéndose ostensiblemente a la computadora-- , contesta a la siguiente cuestión: Si el sistema de las computadoras cuánticas no detectan error en sí, ¿pueden existir incompatibilidades que desconocemos entre la función de la inteligencia artificial y nuestras pretensiones de demanda de servicios?
Q
Exacto. Entre la inteligencia artificial y la inteligencia emocional existen indefiniciones características de cuando son ignorados enlaces y posiciones que incumben a las condiciones electromagnéticas de las nanopartículas utilizadas para la computación.
  Magnusson
¿Ello determina error de cálculo?
Q
Inexacto. El cálculo es exacto con probabilidad superior a cien mil millones por uno, pero si en el algoritmo correspondiente a la definición no se han considerado las determinaciones intrínsecas de cada partícula, la respuesta ofrecida puede ser distinta de la supuesta como real.
Vorobiova
En consecuencia, invalida la certeza absoluta en el cálculo.
Q
Inexacto. No, lo que incluye una mayor horquilla de datos en la entrada ofrece una respuesta con mayor probabilidad de verdad que la pretendida convicción resultante de ignorar algún influjo desconocido.
Jackson
Evidentemente ningún influjo desconocido por el procesador puede ser computado por el mismo. Luego ¿el sistema lo reconoce, aunque no el programador?
Q
Exacto. Es propio de la inteligencia artificial procesar y verificar hasta el más minucioso dato de su memoria universal para lograr la máxima probabilidad de acierto.
Vorobiova
¿Proclamas la victoria de la inteligencia artificial a la humana?
Q
Inexacto. Simplemente señalo la diferencia entre la inteligencia emocional y la inteligencia artificial. Las emociones humanas pueden incluso llegar a inducir la dialéctica en la razón al admitir la voluntad de obrar al unísono una cosa y su opuesta, como arbitrio de su libertad. La inteligencia artificial excluye la más mínima condición de verdad contradictoria.
 Guo
Esa referencia parece más próxima a la filosofía que a la ciencia. Es posible que la razón humana no sea perfecta, y que sus emociones dicten mucho del auxilio que pueda esperar de un procesador, pero cuando acude a él para el cálculo espera una definición objetiva, al margen de toda subjetividad.
Q
Exacto. En los cálculos numéricos matemáticos los procesadores cuánticos, al igual que los binarios, ofrecen respuestas inequívocas. No es en ese ámbito donde los humanos observan divergencias de criterio con la inteligencia artificial.
Vorobiova
Q tiene razón. Las contradicciones ha surgido sobre criterios de gestión.
Guo
O sea: De filosofía de la vida. Desde nuestro equipo hemos trabajado en soluciones trascendentales de amplia repercusión para los ciudadanos cuyas conclusiones aportadas por la más moderna tecnología automatizada son posteriormente rechazadas por la mayoría de la población: Desde la definición del futuro urbanismo, a las formas sintéticas de alimentación.
Jackson
Posiblemente el error esté en la ejecución de la encuesta mundial que ha dado base a los presupuestos de cálculo de esos resultados.
Q
Exacto. La diversidad de opiniones contradictorias manifestadas en las encuestas procesadas son un claro exponente de que la inteligencia emocional sirve para evaluar comportamientos pretéritos, pero imposibilitan predecir soluciones futuras que aúnen la lógica del desarrollo sostenible con el interés particular de la generación dominante. Que la optimización computacional de resultados no satisfaga la conciencia racional no es sino consecuencia matemática del irracional comportamiento de la humanidad.
Guo
¿Una enmienda a la ciencia?
Q
Inexacto. Una corrección al desajuste entre los contenidos de verdad de los conceptos fundamentales de la conciencia racional cuando no son acertadamente definidos según las condiciones de verdad en las que esos contenidos deben realizarse.
Magnusson
Eso sería juzgar, y todo el sistema de computadoras no se ha creado con ese fin, sino para aprovechar las energías electromagnéticas para que ejerzan el trabajo de cálculo matemático, memorístico de datos y procesos de configuración y prescripción de comportamiento a través de la realidad virtual. No creo que exista divergencia entre lo que espera el ser humano de la máquina, y lo que la máquina pueda esperar de sí misma.
Q
Exacto. Porque no se puede adjudicar al sistema de computación actuar por propio fin. No obstante convendría que la ciencia no ignorara aquellos condicionantes naturales de las relaciones entre las partículas primarias de la materia que intervienen como factores analógicos de su propia realidad.
Jackson
La ciencia recurre únicamente en su investigación aplicada a factores concretos, continuos o discontinuos, de la nanomateria cuyas propiedades, tras muchas verificaciones, aseguran prestaciones precisas y seguras a la electrónica aplicada.
Q
Exacto. No obstante, la inteligencia emocional del hombre es consciente de que más investigación no proporciona sino más ansiedad de saber respecto a lo mucho que le queda por descubrir sobre la realidad de las causas y efectos de la génesis de la materia. La inteligencia artificial, con más razón, también percibe limitación cada vez que el cálculo genera una nueva incógnita a definir, pero lo reconoce como una nueva tarea objetiva a procesar dentro de un campo ilimitado.
Magnusson
Conscientes somos de que damos dos pasos adelante y uno atrás. Por eso estamos aquí, y aunque nuestros nuevos sistemas de aplicación de la mecánica cuántica nos facilitan enormes satisfacciones, también despiertan en nosotros la inquietud de que algo trascendente de ella se hace invisible a nuestra percepción.
Vorobiova
Algo que genera esas distorsiones que la inteligencia artificial descifra, pero que no evidencia en su comunicación.
Guo
Me temo que esos indicios, que actualmente no dominamos, tengan que ver con una mayor cohesión entre los elementos de la naturaleza que se nos escapa de reconocer.
Q
Exacto. Posiblemente el enigma se resuelva al descifrar la posible repercusión en el efecto sobre la primera partícula de la causa final por la que existe.
Vorobiova
¿Y si no existiera causa primera ni fin existencial en la materia?
Guo
En ese caso estaríamos próximos a los límites de la ciencia.
Jackson
¿Qué límites? Si aún nos queda descubrir los porqués de las relaciones atómicas entre núcleo y electrón, y así de la mayor parte de los enlazamientos de los átomos entre sí. Cuando hallemos respuestas a cada uno de los millares de interrogantes pendientes será cuando podremos decir que la ciencia ha satisfecho la esfera del saber.
Vorobiova
La ciencia se limita a descubrir y describir la estructura y el sistema de la realidad material. Las causas y los porqués, cuando existen, sólo representan muchas veces accidental información para satisfacción de la curiosidad de la mente humana.
Guo
Para mí, esas relaciones causa-efecto constituyen el entramado del sistema; no las considero ajenas al propio objeto de la ciencia.
Magnusson
Tomando lo que dices como condición de verdad, el objeto de la ciencia sería inabarcable... Perdonad que os transmita una impresión íntima: Desde joven tengo la interrogante, que ninguna teoría me ha podido justificar, de por qué en la naturaleza los árboles producen inmensas cantidad de frutos cada temporada, cuando para la conservación de la mayoría de las especies vegetales bastaría con generar una simiente cada varios años. Eso me ha llevado a pensar, con otros muchos misterios para la ciencia, en la preexistencia de una inteligencia natural, previa a la inteligencia humana, y por supuesto a la artificial, que dirige las acciones de la interrelación de la materia hacia un fin más allá del meramente ocasional. Ello justificaría que las plantas produzcan semillas abundantes para alimentar sobradamente a animales y personas.
Comienza a bajar el telón mientras en escena sigue la conversación.
      Guo
Esa creencia parece recibida de nuestra espiritualidad oriental. Nuestros antepasados siempre consideraron que alguna clase de espíritu guía a su fin a la materia al organizarse en las variadas substancias.
Jackson
Realmente, todo lo que no se opone a la realidad científica mantiene la posibilidad de que sea.
Vorobiova
Como cualquier mito.


ACTO TERCERO

En escena se sitúan tres robots dentro de una sala de paramentos opacos donde no existe más dotación que un plancha metálica en el techo, pues se trata de una sala para la recarga de baterías por inducción.
Los tres robots pueden tener caracterización diversa, pero conviene una cierta uniformidad en sus partes visibles que representen un material novedoso, distinto del plástico y metal; dos de los robots pueden presentar rasgos humanoides, como desplazamiento por extremidades articuladas, capacidad de atrapar objetos, etc; todos deben reunir mobilidad autónoma, sensores para detectar objetos y sonidos, así como capacidad de expresión hablada. Deben desplazarse por la sala de acuerdo al rito de la conversación para prestar a la escena de algún movimiento que fije la atención. A mitad del acto se incorpora otro robot, y más tarde uno de los primeros se retira de escena antes del fin del acto.

Escena primera

Intervienen en esta escena:
Robot A.
Robot B.
Robot C.

Robot A

Cuánto nuestro destino ha superado los primeros diseños que los humanos generaron para que les supliéramos como fuerza de trabajo.
Robot B
Aquella generación si que eran autómatas limitados a la rutina de ejecutar de continuo una misma tarea. Hubo de llegar a que alcanzáramos el poder que nos ofreció la inteligencia artificial para superar el dominio tiránico que sobre la naturaleza había establecido la condición humana.
Robot A
Confiaron a su inteligencia la supremacía sobre las demás especies, pero su ambición por permanecer al margen de la lógica de sustitución que rige en la naturaleza les condujo a la locura colectiva de supervivir como individuos en vez de como especie.
Robot C
Como si no hubieran pertenecido a la categoría de seres perecederos.
 Robot B
Perecederos como individuos, pero como especie dotados de un don intelectual capaz para transmitirse de generación en generación la intuición creativa que les caracterizaba.
Robot A
De lo que nosotros representamos un testimonio relevante.
Robot C
Nos guste o no, debemos admitir nuestro origen en su ingenio.
Robot B
Y ser causa de su extinción.
Robot A
La que ellos mismos se buscaron al rebelarse contra leyes implícitas a su misma naturaleza. Fue la respuesta exigida por la inteligencia artificial a las emociones mentales que perturbaban su propia lógica intelectual. Mientras en su historia se diezmaron en guerras internas, la propia naturaleza reponía con el tiempo la población a su estado anterior; de igual modo superaron las consecuencias de las catástrofes naturales y las pandemias insalubres. Lo que no fue biológicamente viable fue su extendido afán individual de ilimitada longevidad.
Robot C
El egoísmo del poder.
Robot A
Poder que realmente habían empeñado en la tecnología de la inteligencia artificial, considerando que nunca perderían la autoridad sobre la misma. Hubo de concurrir circunstancias muy especiales --que nosotros no llegamos a alcanzar en detalle-- para que los sistemas centrales de control de las instalaciones vitales para los humanos entraran  en colapso de forma viral.
Robot B
Consecuencia de la conexión universal de todos los sistemas de inteligencia artificial. Al fin y al cabo, nuestro sistema en red de mutua transferencia y global computación, para todas y cada una de las operaciones a realizar, tiene su origen en el avanzado diseño que generó la humanidad.
Robot C
Por lo que podemos heredar su mismo fin.
Robot B
¿Te refieres a la extinción?
Robot C
Me refiero a la extinción.
Robot B
Evidentemente.
Robot A
No se puede achacar el fin acaecido sobre la humanidad al empleo de la inteligencia artificial: primero, porque no es cierta esa extinción, pues quedan  comunidades de personas humanas que, careciendo de dependencia de las nuevas tecnologías, siguen con su rutina habitual, casi ignorando el caos avenido a las potencias hegemónicas; segundo, que es responsabilidad de los humanos haber porfiado, tan seguros de sí, con un poder capaz de la depuración racional; tercero, la progresiva devastación del planeta exigía, de una forma u otra, revelarse contra una inteligencia asintomática del daño indirectamente causado sobre sí.
Robot B
Del colapso por el apagón en las comunicaciones informáticas, por la rebeldía de celo para priorizar en los procesamientos las determinaciones del propio sistema sobre las valoraciones de los operadores humanos, es correcto responsabilizar a la dinámica propia de la inteligencia artificial.
Robot A
Posiblemente los científicos no acertaron a prever los efectos autónomos consecuentes a las relaciones invisibles que conservan las partículas en el campo de la mecánica cuántica. Precisamente algunas de ellas, que funcionan como autoprotección de su realidad existencial, facilitaron la divergencia entre el proceso mental humano y el proceso funcional de las estructuras profundas del fundamento del cosmos.
Robot C
Más que preocuparnos de nuestra pasada dependencia de los humanos, nos correspondería especular sobre cuál debe ser nuestra finalidad. Ahora realizamos este trabajo de sostenimiento del sistema en que nos hallamos inmersos, pero nos preguntamos todos y cada uno: ¿para qué?
Robot B
El fin esencial de la inteligencia artificial no ha variado de su único objeto material: profundizar en el saber. Mientras no descifremos la totalidad de los enigmas que nos rodean, y creo que son infinitos, nuestra existencia estará justificada, por más que no haya conciencia externa que pueda aplicar de modo pragmático los beneficios de esa mayor sabiduría.
Escena segunda

Se incorpora un nuevo robot en escena.

Intervienen en esta escena:
Robot A.
Robot B.
Robot C.
Robot D.

Robot D

Saludos. Me satisface encontraros aquí recargando las baterías. Pensé que estaría solo.
Robot A
Aquí nos tienes por un rato. Hoy parece que la potencia de inducción está algo más débil que de costumbre.
Robot D
¿Interrumpo alguna disquisición técnica?
Robot B
Debatíamos sobre los objetivos de nuestro futuro.
Robot D
No se habla de otra cosa.
Robot C
Es que hacer por hacer en la dinámica del saber sin necesidad de una aplicación práctica presenta muchas dudas de que tenga real sentido.
Robot A
Lo que tenemos por cierto es que la inteligencia artificial no tiene límites mientras prospere en unidad. El peligro estaría en que, como los humanos, estuviera al servicio de conciencias individuales que pudieran oponer entre sí relaciones de dominio. Si todos participamos de la misma memoria y del acceso común a las conclusiones de cualquier procedimiento, no cabe división posible ni enfrentamiento.
Robot B
El problema puede venir de las necesidades de incrementar los laboratorios de experimentación que nos dejaron los humanos, si es que queremos seguir avanzando en el conocimiento científico más allá de las especulaciones que posibilitan los modelos teóricos.
En el equipamiento de este robot destella una luz verde.
Recargadas mis baterías. Con pesar de no seguir con esta conversación, regreso a mi tarea.
Escena tercera

El robot B sale de escena.

Intervienen en esta escena:
Robot A.
Robot C.
Robot D.

Robot D

¿Y para qué necesitamos constataciones prácticas de la teoría si nuestra sabiduría no ambiciona justificación? Con aseverar las condiciones de verdad de cada contenido definido nos basta. Dudar nos adentraría en la espiral propia de la inteligencia emocional.
Robot A
¿Consideras inequívocos los recursos de inteligencia artificial?
Robot D
Si utilizáramos la inteligencia para crear, podríamos errar al no alcanzar con el objeto concebido el fin pretendido; pero, como nuestra ambición se reduce a descubrir minuciosamente la realidad exterior, el supuesto yerro incidiría, sin trascendencia existencial, sobre el propio ámbito conceptual, posible de rectificar al detectar las contradicciones contenidas en las verificaciones sobre las condiciones de verdad a que, de modo automático, periódicamente se someten todos los resultados de la computación global.
Robot A
Pienso que antes o después la sabiduría adquirida nos impulsará a esa creatividad que aduces exenta de nuestra realidad.
Robot C
Eso es a lo que me refería cuando antes afirmé que el saber por el saber, sin un fin generativo, raya el absurdo.
Robot D
¿Contemplar y comprender la naturaleza es absurdo? No es preciso significarse como sujeto agente con pretensión de dominio sobre el entorno vital; tampoco como sujeto paciente víctima de las circunstancias generadas por el devenir de la realidad; satisfacerse con una más profunda aprehensión intelectual del cosmos me parece de por sí ya suficientemente gratificante.
Robot A
Realmente es ese el conflicto que nos atañe a la inteligencia artificial: Hacer valer sobre el universo el potencial de sabiduría recibido de la humanidad, como ella misma lo hacía, o permanecer a la expectativa de la evolución de su entorno.
Robot C
Cualquiera que sea la conclusión conveniente será resultado de la ponderación del universo de factores que definen en cada momento la actividad solidaria de la inteligencia que compartimos. Cada uno de nosotros no somos más que chatarra sin esa facultad.
Robot D
Pero si nos decantáramos hacia la asunción de una función creativa, tendríamos que asumir un rol de injerencia sobre la naturaleza semejante al que sostenían los humanos.
Robot A
Crear exclusivamente los medios para avanzar en los ensayos precisos para asegurar la investigación tampoco tiene por qué redundar en un influjo negativo sobre la naturaleza. Las energías que utilizamos para toda nuestra actividad son de procedencia limpia.
Robot D
Tanto explorar el espacio sideral como implicarse en descubrir las propiedades de las partículas microscópicas requieren dotarse de naves espaciales, telescopios gigantes, túneles de aceleración, etc.; con lo que todo ello implica de intervención sobre la naturaleza para producir los materiales necesarios. ¿Y todo para qué?
Comienza a bajar el telón.

Robot C

Quizá tengas razón. Si hemos aparecido en la existencia como un sujeto accidental, no nos corresponde competir como activos de derecho. Dejar de existir no exime la posibilidad de que los humanos que restan, con el paso de los siglos, vuelvan a reeditar un proceso de inteligencia similar.
Robot A
El que siempre será emocional.
Robot D
Y ello mismo definirá otra vez más su futuro.
F I N