LIBREPENSADOR

JORGE BOTELLA


I

Sin amarras
para estar besando
                   bailando con la mar
la barca reclama
su libertad.
 

II

Silban intuiciones
lacerantes
agrediendo la paz del nido
transparentes
imperfectas
sinuosas
en la mediana del alba.
 

III

Presurizada
dogmática
controvertida herencia de palabras huecas
                                                             redundantes
                                                             frías
esqueleto del sombrío legado
con que vestir
la frágil figura que penetra los linderos de la existencia
racional.
 

IV

Enardecida y sutil pasión por la verdad recóndita
                                                                    esquiva
                                                                    hurtada
a la mente conspicua
que indaga los rincones
deshonestamente prohibidos de la realidad incómoda
                                                                            proscrita
                                                                            hurtada a las esencias
que categoriza la razón.
 

V

Inquilino
de la extraña avenida de cintura amplia
                                      de luz de mediodía
diagonal
al urbano proceder que a diario
acaece.
 

VI

Pasajero de última fila
observando
del compañero de viaje nociones
                                          ademanes
                                          fundamentos
por pillar
con qué poder sorprenderse.
 

VII

Amainado por la armonía
duele del ruido su pesar
                          su violencia
                          su insistencia infructuosa
en turbar las mentes
confundiendo
la contingencia de paz.
 

VIII

La sobriedad que mengua la grasa del espíritu
estiliza la figura
capaz de escapar
entre los barrotes de la jaula
dogmática
que apresa los resortes del saber.
 

IX

Simplifican
filtros puritanos
del espectro
el color del pensamiento admitido: azul
                                                             rojo
                                                             amarillo
y desechan por bastardos el naranja
                                              el morado
                                              el verde que viste la naturaleza
y el color que eligiera la libertad.
 

X

Cáncer de lengua
oclusor del resquicio articular de la boca
cercenando respirar
                      tragar
                      besar
obliga a callar
            a sufrir
            a morir con la verdad por contar.
 

XI

Honestidad intelectual
para consentir a la verdad
que la ciencia la enmiende,
para mecer la media verdad
en un oasis de su itinerario,
para perdón reclamar
por la falsa erudición.
 

XII

Efímera gloria pasean
las banderas que enarbolan
la resaca del ejército vencedor
con las armas prestadas por quien aspira a su dominio.

Mientras, el pueblo llano lamenta sus muertos
                 las mentes libres emprenden el destierro
                 los maestros yacen en pena.
 

XIII

Alas no precisa para volar
la sustancia incorpórea
                      inmaterial
                      intuitiva
que rehusa el visceral dominio del poder
tangible
para gustar el remanso intelectual
de la sobria e intensa
experiencia vital.
 

XIV

Semblante
actitud
talante
se tornan palabra
cuando el espíritu impele a manifestar
                                               transmitir
                                               legar
lo inefable.
 

XV

El pasado que fue
no es causa del presente
                      del futuro que será,
estaciones distintas
de un itinerario común.
 

XVI

Muerte y duelo
esclusa que transfiere la ambigua materia
a la mente
del nuevo receptor.
 

XVII

La contra a la reforma
ancla el destino de cada generación
al lastre
del pasado.
 

XVIII

Parco
del frívolo asentimiento general,
distante
del enredo de las redes sociales,
práctico de sentimiento,
moderado en su perfil,
como quien quisiera
como la brisa
consolar sin estruendo.
 

XIX

Rastreador de resquicios de verdad
allá donde los haya
otorgados por discurso
                   con el ejemplo
                   en el libro que reposa en el anaquel superior
para quien
sin prejuicios de autoría
escudriña los rincones insondables que se escabullen al saber común.
 

XX

Gota de aceite en la mar
que la masa ni hunde
                      ni esconde
en la superficie brilla
                           sonríe
notándose mota distinta
que agota
su untuosa personalidad.
 

XXI

Espiritual atípico
le tildan en tertulia los uniformados
                                      tradicionales
                                      conservadores
que marean discurriendo del alma y el espíritu
laberintos sin salida
opacos conceptos
confusión.
 

XXII

Buena nueva
confianza
limpieza de mente
liberación
airear
abanicarse con el recto proceder.
 

XXIII

Percibir enseña,
intuir instruye más allá de lo evidente
superando la conciencia límites inexistentes a la marca del espacio
                                                                             a la marca del tiempo
infinito que supera el rigor de la extensión material
eterno que goza del presente continuo,
entes de razón
para quien penetra
lo científicamente incorrecto.
 

XXIV

Propia estima

pero ¿cómo la materia lamenta
el deterioro del tiempo?
más bien
como soportan la fatiga
los pilares de la existencia.
 

XXV

Raíz de oculta presencia
         de oscura existencia
que enhiesto sostiene el árbol de sombra
                                                     de fruto
                                                     de flor.
 

XXVI

El mensaje escrito
                    pausado
                    reflexionado
ha dirimido con esfuerzo las condiciones de verdad
a lo que la imaginación sugiere
                                         incita
                                         se atreve a posar en la mente de crítica
                                                                                             de testimonio
                                                                                             de creación;
texto que ufano se entrega
a pecho descubierto
contra los vientos del poder capaces de confundir las voces
con más altos estruendos
pero imposibles de quebrar la significación de la letra
                                                                                 la palabra
                                                                                 la sentencia
impresa.
 

XXVII

Una conciencia libre ansía rechazar
                                               superar
                                               desprender
lo que sobre ella misma
pesa de determinación
          de obsesión
          de prejuicio.
 

XXVIII

Metáforas de intimidad
                        audacia
                        libertad,
recónditas pinceladas que esconden
los libros
apostadas en los cuadros que retratan
de la vida el tictac.
 

XXIX

¡Valor, valor!
ni el oro en su brillo lo contiene
sino la inmensidad de prestaciones
que el zoco ofrece
para apaciguar
el ansia
existencial.
 

XXX

Inquieta como borrasca de invierno
la imaginación
trajina
camaleónicos consuelos de éxito trivial
                                                          caduco
                                                          mortal.
 

XXXI

Solitario senderista de las rutas del saber
incansable
insaciable esponja que no desdeña
impregnarse del hedor
del entorno social
si experiencia a la mente ofrece un punto de luz en la oscuridad
                                                        un soplo en el vacío
                                                        una caricia sutil
que sugiera un destino
seductor.
 

XXXII

El librepensador no progresaría
sin las bifurcaciones,
      las rutas ambivalentes,
      las esquinas,
      el callejón sin salida,
      las endemoniadas glorietas del pensamiento.
 

XXXIII

Con lo que llega
se vive,
de lo que falta
se adolece,
con una conciencia
capaz de reconocer
lo suficiente
del anhelo total.
 

XXXIV

Si la perfección
se alcanza
en el tres,
el cuatro y el cinco
resultan redundantes.

La sobriedad enriquece.
 

XXXV

Lo transcendente
lo sublime
se contempla en la asíntota
de la humildad.
 

XXXVI

Esdrújula,
palabra marcada
del tilde,
excéntrica al hábito lingüístico
favorable al fluir de un habla encauzada
por la forma llana;
extraña
dispar
ostentando carácter.
 

XXXVII

Arte
hall de muestra
del espíritu creador
                    insumiso
                    rebelde
que revela el inconformismo latente
                                                  innovador
contra el apagado estado
contra la falta de tensión
del legado recibido.
 

XXXVIII

Densa nube sobrevuela la ciudad
que desmereció el consuelo del sol
                             la diáfana luz
liberizante
que mostraba los rostros desnudos
                                            personales
sincerados unos con otros
sin máscaras protectoras que delatan
de todos la uniforme responsabilidad
de la mutua agresión.
 

XXXIX

Alternativos senderos del desierto
                                      de la jungla
                                      de montaña
que avanzar
en pro de un destino
encubiertos por el polvo
                            la niebla
que instiga la duda
de la senda a seguir para alcanzar
la meta
objetivo y consuelo
de la inquietud de la mente.
 

XL

Ideología: frontera
                  límite
                  resistencia a lo diverso a sí
que invoca una cultura
                    una tradición que traiciona
la confluencia de espíritus que arrima amistades geográficamente improbables
                                                                                    sentimentalmente posibles
por la igual
voluntad de sostenerse
que aprende quien se desprende
de la reducida pasión que ofrece una existencia
local.
 

XLI

Incluso el hombre es libre
para recrear la mente
intranscendentemente
en lo frívolo y superficial.

¿Y el deber?
Cada vez más relegado
                          olvidado
                          ahogado.

Satisfecho e infeliz.
 

XLII

El derecho a la libertad
tarea pendiente de descubrir
                                  venerar
                                  defender,
entraña de la esencia social
                                      universal
del ser soberano
que se siente pacificador.
 

XLIII

Etiqueta
si se ha de sufrir
que venga del hábito de razonar
                                          entender
                                          meditar
que sea por reivindicar el deber de la justicia
                                                              la justicia
y la libertad.
 

XLIV

Del regalo
lo que más agrada
es aquello que auxilia
                          protege
                          remedia la necesidad;
menos se aprecia
y pronto se olvida
si engrosa lo superfluo.
 

XLV

Bendición de la naturaleza
que mata:
lluvia... torrencial,
viento... huracanado,
nieve... incesante.

¿Acaso será venganza?
 

XLVI

Desprender los pies del suelo patrio
para volar y posarse
sobre el ámbito incierto
           el paisaje ignorado
           la civilización distante,
por contrastar la forma de ser que justifica
la universal humanidad
la consistencia de la verdad
la prevalencia de la misma razón.
 

XLVII

Ejemplar la pastilla
efervescente en el agua
diluyéndose hasta desaparecer para
de modo oculto
casi misterioso
acudir al socorro de los rincones
corporales
transportando remedio
a la disfunción del órgano
que clama de dolor.
 

XLVIII

Medrar en poder
haciendo suya la significación de la patria
                          la codificación de la moral
                          la personalidad de Dios
embauca
por el dominio incipiente de la conciencia
por la restricción subsiguiente de la libertad
por el sometimiento total a la autoridad impuesta.
 

XLIX

Flotan estrellas
            planetas
            cometas
en el ¿vacío? espacio sideral
que interrrelaciona los astros.

Flotan inmateriales ideas
                                  intuiciones
                                  pensamientos
 incluso la genuina conciencia
¿en un ámbito de vacío existencial?
 

L

Librepensador
que estima enmendarse
                    evolucionar
                    prosperar
al pulso que mueve el arte
                                  la ciencia
                                  el pueblo,
inconformista
transgresor de la moderación
convenida.
 

LI

De todas las leyes
es Ley
la que inspira a la conciencia
el deber
de hacer el bien a los demás
de evitar el mal a los demás.
 

LII

El capital
es una determinación de la ciencia económica
para el progreso;
el capitalismo especulativo:
vicio social.
 

LIII

El neologismo
nace del necesario
nombrar
lo novedoso en un sistema inacabado.
 

LIV

Pálpitos
que sorprenden
        animan
        estremecen
la sensibilidad de quien
al herido atiende
en el combate de la vida.
 

LV

Retiro para pensar
                    meditar
                    ponderar
el alcance de las incomprensiones
nocivas
a la primavera intelectual
que alumbra el entendimiento.

Nunca retiro para huir.
 

LVI

Con la persistencia de las olas
en batir las playas
              las rocas
              los acantilados
las ideas
cansarían a los relojes
de advertirles
su temporal transcendencia.
 

LVII

La naturaleza en su orden
                             su causa
                             su fin
ofrece referencia idónea
al pensador que la contempla
para tomar la delantera
a quien con otros maestros
consume la existencia
extinguiendo
íntimos incendios.
 

LVIII

Un único Dios
y múltiples religiones
induce a concluir
que Dios atiende a todo espíritu
que con Él se entiende.
 

LIX

Inspirar la viciada atmósfera
del propio país
condena a la anómala
                       insana
                       defensiva forma de crecer
un cuerpo que desconoce
la salud del equilibrio ambiental.

Ídem con la injusticia de la autoridad.
 

LX

Borde
abismo
quebranto
augurio del dolor
              del límite de una vida
de confort.
 

LXI

Meditar
soñar
íntimo ensayo
de la vivencia en libertad.
 

LXII

Tiempo muerto: oxígeno para las neuronas
                            reposo cardiaco
                            rearme muscular,
apagón de la consciencia
              de la libertad,
dominio del sueño reparador
absoluto dueño de un tercio de la existencia del sujeto animado.
 

LXIII

Ser humano
no es simple resultado
de existir en un cuerpo viviente
sino saberse responsable de un destino intelectual
                                                                      universal
                                                                      colectivo
heredado
y por dejar en herencia
necesario de construir codo con codo
                                        día tras día
sin desánimo
con esperanza
sin trampa.
 

LXIV

El orden facilita precisión en el pensar
                                                      juzgar
                                                      obrar
ajustando cada acción
al puzle social
de la mutua convivencia.
 

LXV

El punto:
intersección entre líneas
infinitamente finas,
carente de extensión;
mas en la topografía universal
determina
llena
casi todo.
 

LXVI

Legitimidad o legalidad,
humanismo o deshumanización,
globalización o sectarismo,
paz o violencia,
...
un paso adelante y dos para atrás.
 

LXVII

Paternidad responsable
es concebir los hijos
primero en la razón
                    el corazón,
después en la carne.
 

LXVIII

Los impuestos costean la seguridad
                                         la medicina
                                         la educación
de todos para todos;
para unos: comunismo,
para otros: proteccionismo
                    superfluo bienestar,
lo real: mutuo apoyo social.
 

LXIX

La zarza que arde sin consumirse
podrá presentar
contradicción científica,
aunque el saber
              la literatura
              la técnica
expanden
expanden
sin mermar su calidad.
 

LXX

En cada escuela,
y son muchas,
algo se aprende de nuevo
                                  distinto
                                  específico,
más en la nata que en el fondo
pues lo realmente original
a contracorriente se concibe
se divulga a cuentagotas
con recelo es recibido.
 

LXXI

Lo universal
cabe en un concepto
tanto como
pensamiento hay que rebosa
las páginas de un libro.
 

LXXII

La pasión por la verdad
favorece
innumerables desengaños
                        atolladeros
entre el ser
y el deber ser.
 

LXXIII

Los Estados se visten con constituciones
políticamente correctas
de fondo
políticamente incorrectas
de forma,
tradiciones
tradiciones que pesan
perturbando
perturbando el imperio de la razón.
 

LXXIV

Contradice a la percepción
                    a la intuición
la lengua que aplica propiedad de género a la materia inerte
                                                                         al espíritu.
Contaminación
incomprensible.
 

LXXV

Nieve que congela
                  conserva
en testimonio
el cadáver del que huyó
de la vida
que sostiene el sol.
 

LXXVI

Adolescencia
tiempo de crecer
                  comprender
                  disfrutar
la romántica libertad
que el destino mendaz
marchita.
 

LXXVII

Verso de medianoche
concebido sin papel
                   sin pluma
                   sin espacio
                   sin tiempo,
caramelo del alma.
 

LXXVIII

Alcanzar la vejez
liberado de cargas
con la casa pagada
la conciencia serena
e ilusiones por cumplir.
 

LXXIX

La religión libera,
posesionarse de Dios
condena.
 

LXXX

Desasosiego
perturbación del ánimo
opacidad mental
porque rebotan en la indiferencia
las tentativas de progreso social.
 

LXXXI

Libre para cruzar
la sutil trama
que define posición en el concierto
                                            trato
                                            relación
por entender la contraria razón del interés perjudicado
que sostiene la disputa
                       el quebranto de la paz..
 

LXXXII

Entrever la trascendencia
               la responsabilidad
escapa al arte primario
de alertar los sentidos a la mente,
que es oficio de la razón y el entendimiento
trabajar el ámbito de la reflexión de las ideas
                                     la elaboración de los juicios
                                     la creatividad inherente al ser humano
que revierte en ética
la usual emoción.
 

LXXXIII

Las fobias
entre seres humanos
destapan obsesiones
                 paranoias
                 ofuscaciones de la mente
que relativizan en la conciencia
la concepción
del ajeno
derecho a la libertad.
 

LXXXIV

Migrar de la democracia
a la partitocracia
   el caciquismo
   el caudillismo
lo lubrica
la pasión de dominio;
el itinerario inverso
lo patrocina
la revolución intelectual.

Conviene atar en corto el poder personal.
 

LXXXV

La euforia verbal,
indicio de libertad,
se ridiculiza
si la pasión antepuesta a la razón
obvia el previo pensar
lo que se ha de manifestar.
 

LXXXVI

El oxígeno preciso para respirar
es el mismo
que oxida el metal
                  la célula
                  el carácter,
obligando a protegerse
para en la vida
¡la única vida!
no chirriar alcanzada la madurez
                                     la vejez.
 

LXXXVII

El honrado librepensador
respeta al hombre de Dios
espantando la bandada de cuervos
que instrumentalizan su convicción.
 

LXXXVIII

Auxiliar no es opción,
es obligación.
 
 

F I N