po_ética

JORGE BOTELLA


A los autores
que con el verso sapiencial
fortalecieron la ética.
I

la palabra
funde cadenas de soledad
traída del viento
          del libro
          del recado posado al oído
a la mente receptiva que confía prender
la expresión de la envoltura que arropa la existencia obligada de vivir
                                                                                                  de observar
                                                                                                  de percibir
en formas sugerentes
                 semejantes
                 genuinas
que construyen la realidad paralela externa a sí
que los sentidos atrapan
       la memoria retiene
       la razón etiqueta.

la palabra
consentido signo en cada entorno social
ordena la mente
difunde el inaccesible interior
socializa relaciones afectivas
                                convergentes
                                disgregantes
relaciones que aproximan la comprensión de lo propio
                                                                   del ajeno ser
en lo uno y lo diverso
en lo igual y lo opuesto
en aceptación y rechazo de argumentos afines
                                        de argumentos encontrados
que agrupan
que alejan
que arman tribu y comunidad.

la palabra
secuencia aleatoria de fonemas
significando la realidad percibida
                                      intuida
                                      imaginada
alumbra potenciales infinitas lenguas
crédito de la humana razón inventiva
                                            comunicativa
                                            social
del colectivo capaz de compartir vivencias
                                                    experiencias día a día
comprensivas del mutuo interés
que integra en una delimitación lingüística
la vecindad
el pueblo
la nación.
 

II

el favor
premura de la mente humana
en socorro del necesitado
atendiendo el menester demandado
                                      disimulado
                                      sufrido en silencio
bien objeto de toda relación
                  de toda ética
precio de consumir una existencia de ser racional
capaz de advertir
               obsequiar
               merecer
un trato equitativo para el otro
quien uno mismo es
en tiempo y espacio avenido
al vaivén de la vida.

el favor
desinteresado
anónimo proceder de expandir el bien sin fronteras
                                                             sin límites definidos a lo diverso
fijando mejor fin de lo propio
para quien sufre menoscabo
                           deterioro
                           necesidad
de un amigo invisible
                     ignorado
cuyo apoyo
como caído del cielo
socorre la ajena carestía
sin firma
sin dejar rastro
sino del auxilio debido a la humanidad.

el favor
de estar accesible
en el mercado de intercambio de servicios
para la demanda del bien
que cada uno puede ofrecer
fruto de su ciencia
        de su trabajo
        de su constancia
cotidiano remedio de la precariedad ajena
que la vida en sociedad sutura
                                       sana
                                       posibilita
con afán múltiple
remando
todos para uno
uno para todos.
 

III

la sonrisa
aflora a la faz
mostrando el lado oculto de la personalidad
                  la satisfacción íntima
espectro de la sensación concomitante
movimiento del ánimo
expresión de afinidad
                de estima
agradecida al mensaje que irrumpe
descorriendo el velo de la soledad
anunciando un ápice de dicha para un cuerpo
                                                         un espíritu
anhelante de abrazos
                 de besos
                 del mutuo regocijo
entre sujetos de paz.

la sonrisa
aditivo del sincero diálogo
muestra de la mutua rectitud
pulso de la interacción afectiva
callada
modesta
sencilla
poesía que consuela
el rigor de la reprimenda
            de la necesaria corrección subsiguiente al deber
que ordena el trato
                   la jerarquía
para transmitir la erudita lección
que escuece en bruto
previniendo
del dominio insano.

la sonrisa
de las partes en una vinculación
manifiesta el acuerdo
                 la equidad
de quien no se quejara
de ocupar la opuesta posición en el concierto
operado con justicia
              con la honra y el honor
que no defrauda la condición de ser humano
                                                          racional
                                                          lógico
                                                          solidario
entre tratantes que dan
                               reciben
                               permutan bienes
sin quebrar la conciencia.
 

IV

la relación
estructura el palacio de lo social
que al ser humano cobija
                              defiende
de la individual
         capaz pretensión de ser único
                                                modélico ejemplar
de una existencia caprichosa
verbo aislado en la oración
verso suelto en el ditirámbico espacio
laudatorio de la multilateralidad que la naturaleza
diseña para expandir
                    multiplicarse
                    asociar los fines de lo simple
a lo compuesto
de lo mínimo a lo universal.

la relación
obligado destino de ser
con el otro
       los demás de un entorno existencial
igual en el rango de provecho
                            de bien común
en la mutua asistencia de quien no se aísla en la soledad
ni cede a la ambición
de ganar en cada partida
lo que otro ha de perder
por recurso al engaño
                   a la treta
que tergiversa la humana ley
de convenir un trato tan leal
como del adverso
se quisiera ser servido.

la relación
cada lazo social
                intelectual
clama el derecho personal
como se ensalzaría
de un exclusivo ser inteligente que habitara el universo
sin que la masa anule en nada
la singularización existencial
estandarte del yo
demandante de espacio
                          oportunidad creativa
en el orbe civilizado por sus progenitores
para ser quien se es
        desplegar aptitudes
        realizarse
en libertad.
 

V

la escucha
que el entorno
transmite a los sentidos
conecta al ser humano con la naturaleza
que le enseña
       le ilustra
       le protege
como sujeto y objeto social
relacionable
viviente
responsable
de sí y de la voz que clama
en demanda de ayuda
                     de comprensión
                     de respeto
con las diversas formas se ser.

la escucha
el encuentro con el saber
                            el criterio ajeno
abre la mente
encarrila el juicio
acompaña el viaje hacia la verdad sin dueño
                                        la verdad transcendente
fin de una forma de ser común
                           de hacer habitable
nada en vano
un paraíso de nexos intrincados
                  de nudos en el cordel de cada destino
entrelazando
un tapiz multicolor
una red comunitaria
una convivencia social.

la escucha
a la propia conciencia
modo de reflexión intelectual
                             pausada
previa a cuanta mayor es la transcendencia de una decisión
                                                                      de una respuesta
                                                                      de la clarificación
a un deber
a la mutua permuta de un interés
a forjar o quebrar una relación
                             una lealtad ante la culpa del vocablo hiriente
                                                                     del dicho vejatorio
cuya estela
horada certidumbres
respecto
al sabor de la moral.
 

VI

el respeto
consideración a la persona
                       al derecho
                       a la justicia
del recto proceder foráneo
al variado criterio
a las maneras de ser diferenciadas
a la alteración de las costumbres
porque el día y la  noche son igualmente precisas
                                                                  preciosas
acogiendo la vida y el sueño
                 la dicha y la ventura
del mar de humanidad convivente
                                    compañeros de destino
                                                        de tiempo y espacio
a ganar en común.

el respeto
al modo de obrar cada individuo el bien particular
                                                    el bien social
aligera del alma la envidia
                          la competencia
                          el hábito de imponer la propia regla
como modelo ideal
                      universal
del humano proceder
reduciendo su libertad
a la determinación de una única voluntad
                                   una única conciencia
                                   una misma forma y manera de ser
que unifica la diversidad
que clonifica la personalidad
en la sordidez del parejo existir.

el respeto
lubrica las relaciones
con más necesidad cuanto la mayor proximidad
                                                          frecuencia en el trato
chirría los roces del carácter diferenciado
                          las desavenencias entre las maneras de ser
que imperativamente inducen los hábitos consolidados
de conducta
rarezas a aceptar de con quien se anda en camino
con ánimo de entendimiento
                 de convivencia
                 de amistad
para alcanzar en común
el recreo de la vida
solaz existencia
realización.
 

VII

el orden
imperativo del tiempo
                  del espacio
                  de la esencia finita
que delimita el obrar del ser humano
a elegir en cada instante una tarea
                                        un lugar que ocupar
del teórico infinito al que puede volar el espíritu
imposición tangible
secuencia existencial construida a retazos
                                                    en contornos selectivos
                                                    con relaciones escogidas
por afición
por deber
por deleite
entre el apasionado reclamo y la disciplina de conciencia.

el orden
en el compromiso de las emociones
que silenciosas
       pertinentes
musitan a la mente primacías a saciar
                                               a atender
                                               a imponer
burlando el hábito instruido
               el juicio ortodoxo que impele a obrar con monotonía
por la conmoción sentimental de una inédita experiencia
                                               de una ventana de sugestivas venturas
que reclaman sobrevivir en la memoria
                                       en el corazón del diario íntimo
a la criba del tiempo
a la ruina del ideal
fantasías meritorias de eternidad.

el orden
halla a cada objeto un lugar de descanso
allá donde pueda ser requerido
para su preciso uso
agenda de relaciones formales
                                   informales
en que bailan rostros y nombres
                      días y horas
                      lugares de encuentro
respuestas
al compromiso social allegado
                                  impuesto
o coordenadas nuevas en que prender
amistades
nidos de amor
trascendencias.
 

VIII

la empatía
propicia comprender
             aceptar estados de ánimo ajenos
                          rincones de personalidad
inefables
de quien padece
constreñido el ánimo por el dolo de la rebeldía orgánica
a manifestar causas del quebranto
al que aplicar remedio
                      medicina
                      amparo posible de la mano amiga
a la mente quejumbrosa
con compasivo instinto de sufrir
en la propia alma
el reflejo del mal ajeno
el tronar de su tormenta interior.

la empatía
empuja a la conciencia a sentir del universo existencial
aprecio a lo diverso
             a lo lejano
             a quien igual que uno mismo
reproduce semejantes aspiraciones intelectuales
a conducir la familia
                 el pueblo
a buen fin
con medios ajustados
                   deficientes
imposibles de concebir eficaces para quien olvidado tiene
como todo en el pasado fue primario
                                             elemental
suficiente
para cimentar los pilares de la humanidad.

la empatía
por la paz
por el empeño en reconocer los signos
favorables
en pro del entendimiento
           de la mutua comprensión
de la común esencia de los ideales
enraizados
en un mismo cosmo material
                                anímico
iluminando la compostura del camino parejo
por recorrer
mujeres y hombres de tan diversa cultura
                                    tan necesitados de la mutua compañía
                                                              del apoyo
en la consecución del fin.
 

IX

la verdad
resolución acertada de todos los jeroglíficos
                                de todos los laberintos
conflictivos de la vida
esquiva a la trampa
             al doble juego
             al enredo
con que actúa la codiciosa conciencia
constructora de una realidad de dominio unipersonal
castillo de naipes
endeble entramado para sustentar
la puesta a prueba de la vida a sus sujetos
en el ejercicio del bien
                       de la sombra real con que sus obras protegen
la espalda de la apariencia
el sentir común.

la verdad
patrimonio puro del espíritu
mensaje de la existencia a la razón
                                        a la mente
                                        a la conciencia
para ser tratado con coherencia intelectual
por quien posee honrado juicio de rectificar
el propio parecer
las defectuosas creencias
abiertas las puertas del conocimiento
a la aprehensión de cuanto de cierto la naturaleza
                                                           la ciencia
                                                           la filosofía
enseña de novedoso
al joven
al venerable anciano.

la verdad
resumen de realización personal
sin trasdós
sin vuelta de hoja
emerge del consistente obrar
             de la cohesión entre el discurso y la imagen
práctica portada de acceso
al yo como ser sociable
         como responsable
         como predecible afirmación de la solvencia ética
comprometida con el bien causal
                       con el auxilio intelectual
que sopla las velas extendidas de la ilusión
versando el círculo existencial
                el lazo ingente de la mutua comprensión.
 

F I N